Nuestros finalistas de la Bienal 2020.

En el Salón Colombiano de Fotografía invitamos a nuestros finalistas para que nos compartan detalles de su obra ganadora, sus experiencias en el mundo de la fotografía y algo más.

Ella es Andrea Muñoz Quintero, de la ciudad de Bogotá, ganadora del premio CELSIA en la categoría series, tema luz y energía, con su obra Kwh.

Escucha el PODCAST del Salón con la entrevista completa (26:48):
https://anchor.fm/saloncolombianofotografia/episodes/Ganadora-categora-series-tema-luz-y-energa-Andrea-Muoz-Quintero-erduls

Salón Colombiano. Bienvenida Andrea.

Andrea. Primero quiero agradecer la decisión de los jurados y saber que gané de la manera más transparente con tres fotografías que describen el punto actual en el que estoy fotográficamente, un punto muy personal y experimental en donde puedo poner en práctica todo lo que he aprendido y que ahora puedo hacer de manera más relajada. Esta fue una serie de 100 fotografías aproximadamente y cuando vi una foto en especial, miré a mi sobrina y nos vimos con cara de ¡ésta es! … una foto especial. Y es algo lindo, porque cuando una persona produce algo especial no hace falta buscarle más, es armónico y este ejercicio fue eso, el resultado de una Andrea que es ella, que usa la fotografía como un medio de expresión.

La fotografía para mi es orgánica, es algo que he vivido en mi hogar con mi papá, un tío y un primo director de arte, tenemos fotos muy antiguas en distintos sustratos.

Estudié ingeniería química en la Universidad de los Andes, me gustan las ciencias y siento que son la base para lo que hago, me ha dado conceptos y relacionamiento con el mundo. La universidad fue un campo de experimentación. Estando en la universidad, un amigo me llevó a una clase de Beatriz Grau, maestra de fotografía que me invitó a ser modelo para sus clases y esa fue la entrada para quedarme en el arte y la fotografía, fue un ejercicio muy interesante porque vi cómo proceden los fotógrafos, cómo dirigen al modelo y comunican lo que esperan de él.

Luego fui asistente de fotografía y administrativa de un reconocido fotógrafo holandés que importaba equipos. Aprendí mucho de cómo alquilaba, a cuáles fotógrafos, en cuáles revistas trabajaban y vi el mundo real de ese lobby.

Después de todo esto decidí irme para Argentina a estudiar y me gradué de sommelier (Profesión: Sommellerie) del Centro Argentino de Vinos y Espirituosas CAVE, aunque estudié en los Andes, mi camino cambió en Argentina y mi mirada; de ahi me gradué y actualmente soy estudiante de guianza turistica del SENA.

En mi recorrido cubrí fotografía social y documental y en Argentina aproveché a cubrir marchas porque necesitaba practicar una fotografía que fuera asertiva, rápida y con luz natural. No hay manera de ser buen fotógrafo si no es practicando y tomando fotos. Luego migré al paisajismo, al producto agrícola, las uvas, el vino, el food styling y describir esa cultura.

“Me he tomado el tiempo de observar las cosas para poderlas fotografiar”

Terminé la somelierie y trabajé en Mendoza haciendo una pasantía en el departamento de mercadeo de una bodega importante que me enseñó la parte comercial del negocio.
Regresé a Colombia, viajé por toda la costa tomando fotos, reconectándome con mi país a través de fotografía social, de comida, del paisaje, los productos y las texturas.

“La fotografía macro me encanta”

Para mi lo más importante es ser técnicamente una buena fotógrafa y en esta nueva etapa soy más espontánea, más abstracta o impresionista fotográfica que para mí es una danza, es “utilizar la luz para dibujar” y las fotos para CELSIA son la cumbre de este ejercicio, dibujar con la luz y darle un sentido con movimientos del lente, cálculo del tiempo, saber cuál color va a quedar, la temperatura y al final todo es muy abstracto de la realidad, ya que no deja de ser el paisaje urbano de Bogotá visto desde los cerros orientales.

KWH
Estas fotografías son captadas desde
el cerro oriental de Bogotá
y fueron realizadas al atardecer
cuando empiezan a brillar los bombillos
del paisaje urbano.
El atardecer y la existencia de la energía
eléctrica permiten la estabilización
de múltiples mundos paralelos
que se siguen moviendo.

Hoy estoy muy orgullosa de haber obturado persistentemente, a veces sin saber por qué uno sigue en este oficio que es duro, este oficio requiere ser simpático, empático, hablar con jefes de campañas, convencer, tener un buen equipo, pero más allá de ese lobby hay una búsqueda, un cambio y un objetivo en mi observación constante.

“Hasta hace poco tengo cámara, siempre me tocaba alquilarla”

“No me ha caído nada del cielo, lo que me cayó del cielo fue la curiosidad y persistencia para seguir”.

Salón Colombiano. Andrea tenemos unas preguntas muy puntuales para que nos des respuestas concretas.

¿Una Cámara?

Andrea. La actual: Nikon D 7200, la relación precio-calidad es muy buena, esta cámara es parte de mi, ya sé manejarla y no es costosa.

Salón Colombiano. ¿Cuál tema es el que más te ha gustado o te gustaría experimentar?

Andrea. Por ahora estoy con los macro y texturas naturales. Me gustaría hacer algo abstracto, me encantan esos cuadros abstractos que genera la naturaleza, los hongos, los líquenes, el agua. Texturas que no son siempre vistas con cuidado y que requieren un tiempo para componerlas.

Las fotos de CELSIA las hice al atardecer, cuando no está todo oscuro, pero tampoco está claro, es un punto muy especial, una luz cálida única. Cuando se hace una exposición larga las luces quedan súper contrastadas, brillantes, se diferencian, tienen un sentido, una dirección, las luces se vuelven vectores y adquieren una velocidad, un movimiento, están como vivas.

Salón Colombiano. ¿Te gustaría dar clases, ser maestra?

Andrea. Casi siempre me encuentro explicando y compartiendo con la gente, es orgánico que le explique algo a la gente con sus cámaras y me gusta decirles que no es la cámara sino el ojo. Es un ejercicio enriquecedor, ¡sí me veo!

Salón Colombiano. ¿Qué consejos le darías a los jóvenes fotógrafos?

Andrea. Siempre estudiar es importante. Pero hay que hacer; un fotógrafo debe mantener su cámara con él, como la peinilla en el bolsillo; y tomar constantemente fotos. Retratar el entorno, ser curioso y observador es obligatorio; y ser amigo de la luz. Preocuparse por que lo que uno produce sea más que una linda imagen, que sea observado, analizado y que llame la atención.

Salón Colombiano. ¿Qué es para ti la fotografía?

Andrea. La fotografía es un medio de expresión, un medio de estabilización de lo que sucede, un registro “gracias a Dios existe la fotografía y la pintura.” Es un documento, un registro de lo que paso y ya no va a volver a ser.

Todo lo que digo es parte del camino propio, personal y profesional. Uno tiende a compararse o imitar a los caminos de los demás y es imposible, la única forma de ser genuino es ser uno mismo, trazándose sus propios caminos y confiar en el ojo propio.

“Lo que uno quiere lograr, lo va a lograr”

Es muy grato haberme ganado un reconocimiento con algo que me apasiona, gracias a los jurados y al Salón Colombiano de Fotografía.